Los Pericos

Entrevistas

Los Pericos
Volver a empezar

Los Pericos son uno de los grupos más convocantes de la Argentina y de a poco comienzan a tener peso propio en México y en los EE. UU. Con el paso del tiempo, sus temas reggae fiesteros han dado lugar a melodías más maduras. Su último disco, Desde cero, se publicó durante este año aquí. Mientras, Bahiano & Cia esperan poner un tema en la nueva película de Jennifer López.

Qué recuerdos tenéis de vuestra visita a España cuatro años atrás?
Tocamos en Madrid, Barcelona, Bilbao, Málaga. También en el festival Belladona, donde compartimos cartel con Beck, Paul Weller y otros, frente a un público alternativo. En un momento, dudamos de que nuestra propuesta pudiese causar buen efecto, pero fue una sorpresa enorme la respuesta de la gente. Con la edición española de Desde cero, seguramente iremos a respaldar el lanzamiento. También se está editando en estos días en los Estados Unidos, con un fuerte apoyo. Después de 16 años de tocar, por suerte se están dando las cosas como alguna vez soñamos.

¿Cómo sobrelleváis 16 años de trayectoria siendo ocho los miembros del grupo?
Desde 1992 somos los mismos integrantes. La pasión de los comienzos no se ha apagado porque la parte creativa está en primera instancia. Y se mantiene también ya que al ser tantos, si uno está en un mal día, se refugia en otros amigos del grupo hasta que pase la tormenta. Lo principal es la música y el hecho de poder divertirnos.

Vicentico lanza su disco vía BMG España, Dante Spinetta (ex Illya Kuryaki) y vosotros vía Universal México, ¿el destino de los músicos argentinos, como muchos de sus compatriotas, está en el exterior?
Siendo una banda sudamericana, muchas veces estamos desenfocados en cuanto a los lugares donde ocurre el desarrollo de nuestro mercado. No es lo mismo el apoyo de una compañía argentina hoy en día que aquel brindado por una filial mexicana, que te abre muchas puertas. El enfoque es muy diferente. No debemos olvidarnos, también, que el trabajo en la Argentina mermó muchísimo; lamentablemente, uno quisiera estar tocando mucho más en su país.

¿Desde cero es vuestro álbum más pop?
Cuando estábamos haciendo el disco yo dudaba del desarrollo de nuestro horizonte musical. El pop siempre lo asocié a lo comercial, entonces desconfiaba de que iba a ser un disco como Big yuyo (1993) o Pampas reggae (1994). En la gestación de Big yuyo uno podría prever lo que iba a pasar, el disco era tan espontáneo... Llegó a tener siete singles.

Decía pop en términos de prolijidad, no por el lado efectista.
Digamos que estamos más cuidadosos. Los Pericos tienen dos facetas: la de estudio, que es muy prolija y la del vivo, más fiestera. Convengamos que nunca fuimos una banda 100 % reggae.
Obviamente, conocemos de lo que estamos hablando: tocamos dos años consecutivos en el festival jamaiquino Reggae Sunsplash, compartimos escenarios con UB40, Steel Pulse o Black Uhuru.

¿Mystic Love (1999) significa un antes y un después en vuestra carrera?
Sí, tanto a nivel conceptual como de sonido. Abre una etapa de transformación hacia lo que queremos plantear. Yerbabuena (1996) cierra la trilogía de Pampas reggae y Big yuyo. Rab a dab stail (1991) es el agujero negro en nuestra historia. El álbum debut (Los Pericos, 1987) es el primer disco de una banda: desprolijo, incoherente, espontáneo. Sí, también nos dio a conocer y muchas de sus canciones la seguimos tocando hoy en día. En King Kong (1989) trabajamos con Herbert Vianna (Os Paralamas), que nos enseñó a trabajar en un estudio. Mystic Love plantea otro tipo de posibilidades que podemos desarrollar a nivel musical y las damos a conocer. Después vienen 1000 vivos (un pequeño racconto de nuestra historia) y Desde cero.

¿En este disco se plantearon ser más abiertos en lo musical?
Sí, igualmente siempre dejamos espacio para otras músicas. En Desde cero hay un bolero que hacemos a dúo con Mimí Acevedo, cantante de Mimí Maura. Las
influencias de haber escuchado ska durante muchísimos años (Madness, Specials), como también The Clash o The Police, por más que no las hemos planteado directamente en nuestra historia personal, daban para invitarlo a Ciro Pertusi (cantante de Attaque 77) en una canción como Desigual.

Hablabas de las dos facetas: arriba del escenario y en el estudio. ¿Cómo repercute el paso de los años en el audio del grupo?
El oído cambia, y mucho. Somos de escuchar mucha música, con una amplitud de gusto grande, desde el rock y el jazz a la salsa y el reggae. Últimamente estoy escuchando Queens Of The Stone Age, Coldplay (que me alucinan), Goldfrapp, reggae... El oído va cambiando con el paso de los años. El planteo con Desde cero fue desetiquetarse un poco. A uno le gusta cambiar. Ya conocemos las cosas que nos dieron éxito, y no queremos aburrirnos.

Por Gustavo Álvarez Nuñez



DESDE CERO

Entrevista: Pablo Manzotti
Producción periodística: Mariana Mauri

Cualquier estimación que se pudiera hacer sobre una tarde agobiante, quedó corta el día de febrero en que nos encontramos en la sala de grabación de Los Pericos, en el Barrio de Belgrano. El calor hacía que todo se moviera como en cámara lenta, en un ritual difícil de definir. Cuando "El topo" (baterista original de la banda, y junto con Juanchi, Bahiano y Willy, "sobreviviente" de la primera formación) abrió las puertas del estudio el clima cambió por completo: Por un lado el aire retornó, agradable, a nuestro cuerpo, pero también emergió el espacio, el bunker de una banda adulta con mucho recorrido y con mucho que contar...

El Topo: En un tiempo llegamos a ser doce. Éramos como un grupo de amigos que se juntaban y a cualquiera que supiera tocar algo lo invitábamos a tocar a la banda. Ahora somos ocho, todo se fue decantando de a poco. Hay muchos que se dedican a otras actividades, porque todos empezamos muy jóvenes y algunos fueron encontrando otros caminos. Por ejemplo, el tecladista original hoy es nuestro abogado, así que se podría decir que sigue participando desde otro lugar en la banda. De todas maneras, esta formación tiene más antigüedad que cualquier otra.

Cómodo, agradable, palabras que pueden usarse para definir la estadía en el estudio Perico. Juanchi saluda, va de un lado a otro, atiende la consola, escucha grabaciones. Willy lo sigue, deambula. Mucho movimiento, muy distendido. El Topo es como se lo ve, o como su apodo sugiere: tranquilo, se presta amablemente a la entrevista que no tarda en convertirse en charla amiga, acerca de anécdotas, de gustos musicales, de proyectos.

T: Yo pienso que seguimos siendo una banda de reggae. Quizá con una impronta en el pop, pero una banda de reggae al fin. Somos muchos y muy abiertos a la música, la mayoría melómanos que escuchamos de todo. Cuando Juanchi y yo nos conocíamos antes de la banda, veníamos más de la cultura heavy y después del New wave de los ochenta. Cuando salimos al ruedo, el reggae que queríamos hacer era el de The Police. Habíamos escuchado mucho Peter Tosh o UB40.

Crashead: Se podría decir que, ese intento de reggae, decantó en un subgénero con el pop y rock...
T: Por ahí al principio nos enfocábamos más en el reggae. De todas maneras nunca nos salió bien, o sea puramente reggae, puramente jamaiquino. Encontramos un estilo y cuando nos dimos cuenta dijimos: explotémoslo. Y fue lo mejor que pudimos hacer.

C: ¿Cómo incidió en la banda la participación en el festival de reggae de Jamaica?
T: Ahí nos dimos cuenta que la cosa iba por otro lado. Fue fundamental para nosotros. Uno piensa que en Jamaica son todos Rasta que andan por la calle todo el día fumados y que eso es reggae. Y no tiene nada que ver. Nosotros fuimos bien recibidos incluso por la gente de la familia Marley, porque hacíamos un reggae con nuestra característica. Era algo particular, algo nuestro. Y eso es lo que ellos quieren: que se difunda su música con la particularidad de cada lugar. Lo importante es el reggae, no mostrarse Rasta.

C: A propósito de esto, ¿qué opinás de la movida actual que tiene una impronta muy fuerte en la mística del Reggae, más allá de su música?
T: Mucho no escuché, la verdad. Yo creo que todo lo accesorio a la música mucho no sirve, pero bueno, que sé yo, ya se darán cuenta. Sé que hay bandas muy buenas como Dancing Mood. La mayoría no nos toma como influencia y no nos reconoce como banda de reggae, sin embargo el que hoy se hable de reggae o que haya una batea en una disquería standard de ese género fue posible por un camino que abrimos nosotros.

La charla se extiende por horas. Los Pericos es una banda con quince años de historia y eso se nota. Hay clubes de fans por todo Latinoamérica, que se reúnen semanalmente, que llaman por los cumpleaños. El periodista Roque Casciero le está dando forma al libro que contará la historia de la agrupación. También se habla de recitales memorables, como uno en Venezuela que reunió a más de 200 mil personas o la magia de "los obras".
Otro tema: los discos que ya no pueden ser escuchados por algunos miembros, por esa cosa de vergüenza por el pasado 'no tan profesional'. Y claro, se habló de lo que viene.

T: Desde cero, es el nombre del nuevo disco. Es la situación nuestra. Estamos por primera vez sin compañía, tenemos manager nuevo, toda la situación ejecutiva es nueva. Cuando le estábamos poniendo ese título, apareció toda esta situación terrible en el país que lo confirmó: hay que empezar de cero.

C.: ¿Cuál va a ser la onda del disco, qué están escuchando?
T: Siempre estamos escuchando de todo. Lo que se nos ocurrió comparar con proceso de este disco es lo que pasó entre los dos últimos discos de U2: Pop, absolutamente elaborado y All that you can´t leave behind, que vuelve a canciones más simples. Eso sentimos nosotros. Mistic Love fue un disco muy elaborado, que nos había pegado por el lado del Lounge. Este es más de canciones.

C.: ¿Cómo va a ser la mezcla y masterización?
T: Se va a mandar a EEUU por internet el material. Es un sistema nuevo que baja costos y da buenos resultados. Nosotros lo probaremos por primera vez.

C.: ¿Cuántos temas tienen listos?
T: Hay un montón, pero en el disco quedarán unos catorce. Hay siete completamente listos. La idea es que el disco continúe en internet en nuestro sitio oficial, al cual puede acceder sólo la persona que compra el disco original. También trabajar mucho el tema del diseño, para que el pibe sienta que invierte en algo distinto que una cajita de plástico. Queremos luchar contra la piratería de una manera más piola.

Nota publicada en marzo de 2002

 

Los Pericos

Bahiano, lider de Pericos, nos recibió en la intimidad de su casa. A través de una extensa charla, recorrimos junto a él los pasos de la banda desde el inicio hasta este presente que se debate entre el peso de su historia y la aventura de volver a empezar desde cero.

"Si bien en un principio nosotros adoptamos el reggae como forma musical tratábamos de familiarizarnos en todo lo que sucedía al reggae pero siempre manteniendo una distancia con respecto a lo que era la ideología rastafari, el sentimiento extremo rastafari. Tratábamos de que lo que hacíamos tuviera su cuota de personalidad alta y no una mera imitación a como tocan, producen o de la lírica de los jamaiquinos porque el contexto en el que estábamos era bastante alejado de lo que se veía como sentimiento jamaiquino. Deciimos tener la vivencia real, de nuestra zona, con nuestra brújula". El Bahiano está semitirado en el sillón de tapizado azul del living de su casa. Sin problemas se sumerge en el océano de los recuerdos y extrae desde allí los tesoros que rescata de su memoria.
"Tampoco pensábamos en embanderarnos como reggae argentino, muchas de las cosas salieron sin premeditarlas y sin saber que iba a pasar lo que pasó", relata el líder de Pericos, banda que ya lleva 16 años de carrera y que acaba de editar "Desde Cero", la placa que marca una nueva etapa en el grupo.
- ¿Entonces del reggae jamaiquino adoptaron nada más que la música?
- Nada más y también en forma personal. Después de 16 años de estar tocando, 8 discos de estudio, después de Mystic Love en el cual hay mucha más libertad de la que ya se venía gestando desde el primer disco porque El ritual de la banana no es un reggae aunque estaba emparentado a la familia del reggae, el ska, aclara-, hoy por hoy me pone contento no saber qué estilo tenemos.
- ¿Pericos tiene su estilo propio?
- Sé que el sonido y el estilo nuestro es fácil reconocer, es más, en Mystic y ya en discos anteriores mis formas de cantar fueron cambiando y se reconoce igual, en cierta forma te-nemos un estilo propio, un sello personal, lo mismo que puede pasar con Decadentes, Los Cadillac o Los Redondos.
Pericos fue el grupo precursor del reggae en Argentina y eso para los músicos es motivo de orgullo. "El lugar que tenemos nadie nos quita, nadie -reitera con énfasis- y si hubo muchísimas bandas que se animaron fue porque el mercado a partir de nosotros dio posibilidades para que muchas otras bandas se junten a hacer reggae".
- En el momento que Uds. salieron estaba The Police, Marley, algo de Sumo, ¿qué hizo que se volcaran al reggae?
- Yo tenía un pequeño proyectito que se llamaba "Africa sigue sangrando", era un invento mío, tocábamos todo de negro, éramos una especie de mods. Me iba a comprar discos a "El Agujerito", compraba reggae aunque había muy pocas cosas, escuchaba los discos y cantaba arriba y en eso Juanchi me dice mirá se fue el cantante - Pericos ya estaba formado desde el ´85, comenta-, por qué no te venís para probar algo. Fui y ese día se arma Jamaica Reggae, El ritual de la banana y Nada que perder.
"El anterior cantante cantaba en inglés y yo de inglés sabía lo del colegio, entonces les dije, mucho no me copo de cantar en inglés y traté de componer lo mejor que pude el resto de los temas que fueron del primer disco de Los Pericos". Bahiano cuenta que al principio no fue nada fácil hacerse un espacio dentro del grupo, tenía que pagar derecho de piso. "No tenía mucho quórum porque era nuevo, venía de otro palo y ya se había conformado como un séquito", dice. A los tres meses de estar tocando la discográfica EMI les ofrece un contrato y graban su primer disco, producido por Javier Calamaro. "Lo que menos me iba a imaginar era que iba a vender 150 mil placas. Sonaba en las radios, en todos lados y había algunos que decían "Ustedes no pueden tocar reggae porque son blancos", una gilada, y a pesar de eso todo empezó a crecer y fue un delirio. "La gente está completamente loca", era mi respuesta y hasta el día de hoy nos siguen pidiendo Jamaica Reggae, Nada que perder y El Ritual- continúa-. Es la historia de una banda cualquiera pero con menos under y si bien aparecimos de golpe, nos comimos todos los garrotazos juntos".
- La música de Pericos sonaba en todas las fiestas, tenían una gran exposición, y a partir de Mystic Love cambiaron, ¿por qué se dio ese cambio?
- Mystic fue un disco que tenía otra postura, no salimos con un tema hit, planteanos un corte como "Sin cadenas" y rompimos el molde con lo que vení-amos presentando. El disco vendió 60 mil placas y en Latinoamérica vendió muchísimo, a partir de ahí comenzaron giras de casi dos años, era tener la valija ahí en la puerta y salir de viaje todo el tiempo. Mystic tenía que tener un compañero porque todos los discos lo tuvieron: Big Yuyo tuvo de compañero a Pampas (Reggae) y a su vez Pampas fue compañero de Yerba (Buena). Pero no teníamos tiempo para hacer otro disco y como teníamos un disco con Zeta (Bosio) de invitado, Los Deca(dentes), Juanse, Los Cafres y como era la primera vez que iba a haber un disco en vivo de la banda, pensamos que sacando ese disco nos iba a dar tiempo para componer. Generalmente un disco en vivo en Argentina vendía 20 mil placas y "1000 vivos" acá vendió 150 mil, una animalada, y en el resto de Latinoamérica también. Ok, otra vez tuvimos que agarrar las valijas y salir a tocar, hasta que llegó un punto que ya estábamos recontrarepodridos de to-car las mismas canciones.
- ¿Las giras resultaron agotadoras?
- Las giras también tienen su cosa rutinaria, vivir y que tus cosas sean una valija, un cuarto de hotel. Está bueno porque viajás, disfrutás, salís, te conectás con gente, sociabilizás, te nutrís de otras cosas, tenés la experiencia de poder hablar porque la viviste, pero igualmente no deja de ser rutinario. Nosotros siendo músicos latinoamericanos no tenemos las posibilidades que tienen bandas que tardan seis, siete años en sacar un disco porque ganan cantidades de dinero, tenés que estar siempre arriba de la ola, muchas veces no podés decir no.
- ¿ Desde Cero es el compañero de Mystic?
- Aparece Desde Cero, hacía tres, cuatro años que no entrábamos a un estudio y en ese tiempo pasaron un montón de cosas y había que escupirlas. Estábamos componiendo en un momento complicado, era salir cada cinco minutos de la sala a ver quién había muerto, si se podía sacar la plata, no sabíamos qué iba a pasar. Tenía que escribir a partir de los sentimientos, no me interesaba escribir una bajada de línea y la primera canción que escribo es Desde Cero. Desde Cero implica muchas cosas, básicamente que hacía tiempo que no grabábamos y tiene mucha cosa interesante con respecto al planteamiento del disco, costó que saliera por todo el tema político socio económico que hubo en Argentina, y también es como que se abrió bastante más la puerta, entonces salieron más a la luz esas influencias que nosotros teníamos y que dejábamos entrar de a poco, blues, jazz, rock, el pop, todos los estilos. Tenemos los extremos, “Desigual”, el tema cantado con Ciro Pertusi (Attaque 77) y el Bolero cantado por Mimí Maura.
"Confundido y aturdido", el corte de difusión es una versión del tema "Mulher de Fases" de Os Raimundos, una banda punk de San Pablo, cuya interpretación más hardcore tuvo mucho éxito en Brasil. "El sábado -el cantante hace alusión al 18 de enero-, la tocamos en Paraguay y estalló ni que hubiéramos tocado El ritual de la banana en sus mejores épocas. Siento que había una necesidad de escuchar cosas nuevas nuestras y con este disco por ahí uno se está tomando cierto descanso a lo histórico nuestro, es como mirar las cosas de otro ángulo, en cierta forma es tratar de liberarnos de algo que nos hizo muy populares".
- Con Desde Cero hubo un cambio de disquera, ¿por qué sacaron el disco por Universal México?
- Estuvimos 15 años con EMI y en muchos lugares hicieron un muy buen trabajo y en otros hicieron un trabajo espantoso, tipo en Puerto Rico llenar una cancha de béisbol de 10 mil personas y los discos no estaban en las disquerías y que los periodistas nos pregunten dónde se vendían los discos. Estuvimos negociando con cuatro compañías discográficas internacionales. En un momento pensamos en ser independientes pero si bien en Argentina el tema era bastante ma-leable, en Latinoamérica manejar país por país se hacía complicado. Pensamos en licenciar en cada país, pero era algo muy engorroso. Pasaban los meses y el disco estaba ya terminado y uno entraba en un grado de desesperación bastante pronunciado porque también el país no te ayudaba en lo más mínimo, no podíamos disponer de guita ni siquiera para decir hace-mos copias nosotros. Hasta que elegimos Universal México porque vimos que tenía un manejo de rock importante y también nos servía por una cuestión estratégica.
- ¿En qué países se sienten locales para tocar?
- Tengo la suerte de no poder decir ninguno porque hacemos presentaciones en Bolivia, Colombia, Costa Rica, Panamá, Venezuela donde llegamos a terminar una gira con una convocatoria de 300 mil personas y México es un país muy grande donde ya hemos tocado en Guadalajara, en el D.F., Puebla, hemos participado en festivales, ahora en febrero nos esperan en Monterrey. Argentina es nuestro público madre, cuando uno viajaba al exterior el público argentino era incomparable, pero llegó un punto en que uno llegaba al exterior y se daba cuenta de que muchos países estaban desarrollando a muchísimos músicos y que sus músicos estaban haciendo fuerza para mostrarse en Latinoamérica, cosa que no pasa en Argentina.
- Algo que sí pasó en una época.
- Sí, pero ahora el mensaje es muy cerrado, la convocatoria pasa por la gente del barrio. Colombia era un país que no tenía mucha más música más allá de su folclore, de su Bachata y su Carlos Vives y de pronto vas a Colombia y encontrás muchas bandas de rock muy buenas, lo mismo en México. Esos países fueron desarrollando su música, sus músicos y también sus públicos que crecieron con respecto al pop, al rock y al reggae. Hay muchas bandas de reggae en toda Latinoamérica, pero en Argentina muchas veces se peca con eso de ser más papistas que el Papa, yo soy más Marley que vos y esas cosas. El reggae siempre fue unión, unir al mundo con esta música, ese es el slogan del Reggae Sunsplash y acá se tiende más a la desunión que a la unión.
- ¿El público argentino se estancó?
- No, no es que el público se haya estancado, es que muchas veces tiene la misma figurita siempre y no innova y las radios tampoco hacen lo posible para que la gente innove, siempre te machacan con lo mismo. No se está culturizando lo que es la música, hay muchas bandas argentinas que son buenísimas que no vieron la luz porque no se dieron las posibilidades, entonces si vos tenés siempre la mis-ma figurita, está todo bien, pero está bueno que Argentina resurja de alguna forma a lo que era.
- ¿Por qué pensás que Pericos no es una figurita?
- La realidad es que nosotros no somos de las prioridades para escuchar. Pericos no va por el camino típico por el que van todos. Salió el último de Los Piojos, vende X cantidad, salió el último de La Renga, lo mismo. Los Redondos es una banda que saca un disco y siempre venden 100 mil discos y no necesitan el más mínimo esfuerzo para venderlos. Nosotros con el nombre solo no vendemos, siempre tenemos que hacer un trabajo, por eso yo me siento super orgulloso de la banda porque si estamos donde estamos es porque la repeleamos.
- ¿Eso pasa ahora?
- No, siempre pasó, tuvimos una gran exposición al principio de la banda porque la premisa era tocar en cualquier lugar, y llegar a lo máximo posible. Hicimos televisión, programas que hoy no haríamos pero que en esos momentos era "bueno, dale, vamos", era el marketing más clásico, después tenés el anti marketing, que también es marketing, como Los Redondos. Obviamente tenemos nuestro público fiel que nos sigue y tenemos suerte de sonar en radio y en televisión, pero no somos prioridad.
Fernando Hortal, el líder Perico, habla sin cesar. Cuenta anécdotas, pensamientos, reflexiones, recuerdos, proyectos.
- Si ahora están partiendo desde cero, ¿hasta donde piensan llegar?
- Uno siente que llega un punto en el que tenés que reencontrarte con tus cosas, plantearte otra forma de música, y dejar lugar para los que vienen empujando. Tenemos contrato por 4 discos más, tal vez después me plantee otro tipo de cosas. Me gusta mucho la radio, pero por ahora mi vida es la música. Me veo dando conciertos más pausadamente. Ahora es todos los fines de semana Mar del Plata, Pinamar, Paraguay, Chile, Mendoza, Córdoba y quiero disfrutar más con mi hijo (Tomás) que tiene cinco meses, darle más tiempo a mi hija (Candela), estar un poco más con mi mujer. Cuando era chico tocaba guitarra, folclore, conciertos de Bach y demás, pero tuve problemas en las falanges y eso me frustró, pero ahora encontré un médico chino que me va a ayudar a trabajar la mano y en un futuro, sin desmoronar absolutamente nada, voy a volver a la guitarra -dice entusiasmado.
El tema de la piratería no pasa inadvertido para Los Pericos. “Antes de que saliera el disco me metí en Kazaa y ya había cinco canciones”.
- ¿El cuidado en el arte es la única manera de darle pelea a la piratería?
- Tenés que basamentar todo en el arte. Más adelante vamos a sacar la edición limitada que en lugar de ser una caja es un enrejado. Cuando ves que te manosean un trabajo que no fue fácil o que no podés hacer todos los días te molesta, como la desmesura de bajarte todo un disco y hacer copias.
La presentación oficial de Desde Cero se realizará en el Estadio Luna Park los días 23 y 24 de abril. El disco tiene varias nominaciones para los premios Gardel. "Ojalá ganemos, me voy a sentir muy bien de tener un "Gardelito" en mi casa, es una chapita más. Cuando viajamos a Jamaica no teníamos ninguna chapa, el día que pisamos Jamaica nos estaba llamando Rock & Pop, el programa de Juan (Di Natale), el de Mario (Pergolini), el de Lalo (Mir), Clarín, el Sí, el No, todos. Era la primera vez que un grupo sudamericano de reggae iba a to-car a un escenario jamaiquino. Esto era en Big Yuyo. Habíamos tocado en Nueva York, en Miami, en Boston y sabíamos que había una fecha en rojo en el calendario que era Jamaica. Cuando volvimos el panorama latinoamericano para con nosotros cambió 360 grados, ya nos miraban de otra forma.
- ¿Se sienten clásicos?
- Tenemos nuestro lugar. Hoy por hoy vas por Latinoamérica y cuando te hablan de la primera banda argentina de reggae, te dicen Pericos.

Verónica Luna



Bahiano habla sobre su salida de Los Pericos

23-03-2004

Luego de anunciar su salida de la banda a principios de mes, Fernando Hortal, mejor conocido como Bahiano, habló por primera vez con la prensa sobre el suceso, en una entrevista que difunde hoy el diario Clarín.

A pesar que el rumor de la separación se corría desde diciembre pasado, en el momento más exitoso de la carrera de la banda, Bahiano afirmó que las diferencias venían desde tiempo atrás “No fue de un día para el otro. La decisión venía madurando. La primera vez que estuve por alejarme de la banda fue hace tres años, en México. Ahí nos prometimos seguir adelante y plantear las cosas de otra manera. Pero esta decisión fue durísima.” Para luego agregar, que lo que le llevo a tomar la decisión ahora fue “La convivencia. Son 17 años. Hemos tenido momentos gloriosos y, como cualquier otra persona, momentos de aspereza. Teníamos diferentes inquietudes y estábamos teniendo muy poca comunicación. No es lo mismo estar en una banda a los veinte que a los cuarenta años. El tema de la falta de comunicación y de no tener lo que realmente quería tener, una convivencia excelente todo el tiempo, fue lo que me llevó a la decisión de alejarme. También tenía muchas ganas de un crecimiento.”

La banda, que sigue teniendo contrato discográfico con BMG México, ha decidido seguir adelante sin su líder. “Me parece buenísimo porque son músicos talentosos. Si pueden reinventar, me parece fantástico.”, comentó Bahiano, quién además cuenta como fue el momento en el que comunicó su decisión a sus compañeros “Primero hay que decir que era muy previsible. Ya habíamos tenido reuniones previas y estaba latente. Tal vez no se creyó que yo iba a tomar la decisión de alejarme, pero ya se me notaba un descontento. Partamos de la base de que toda separación es dolorosa, en el ámbito que sea. Creo que hubo sorpresa, pero sorpresa consciente. Si bien ya era muy palpable, por ahí no creyeron que yo iba a tomar una determinación así.” Hortal también dijo que aun mantiene comunicación con sus antiguos compañeros por email, más en un tono de reflexión sobre lo que paso entre ellos, que por reproches.

Por ahora, el popular ex – frontman de la banda, se tomará un tiempo libre mientras decide cual de las ofertas que tiene para hacer radio y televisión aceptará. En el campo musical también tiene algunos planes “Seguramente será un proyecto más individual, personal, que una banda. Estoy seducido por el formato canción. También va a depender de quién sea mi socio musical, que por ahora no lo tengo. Me gustaría una banda potente, con guitarra, bajo, batería, teclados y varios multinstrumentistas, para poder darles matices diferentes a las canciones.”


¡Visita también estos sitios interesantes!

Sitio alojado en Yaia.com